Ejercicios para aliviar las tensiones diarias

Sacando el estrés de tu cuerpo te vas a sentir más saludable. Te contamos algunos ejercicios fáciles para que puedas hacer hasta con corbata y tacos altos

¿Cuándo y donde realizarlos?

Se pueden efectuar durante el horario de trabajo, mientras vas a la oficina, en el ascensor, cuando viajas en avión, en una sala de espera, en cualquier lugar donde te encuentres y cada vez que lo precises, adaptándolos a cada situación particular.

Respiración diafragmática abdominal:

Sentarse confortablemente en una silla con la espalda alineada y los hombros relajados. Colocar la palma de la mano derecha sobre el abdomen: al inhalar el abdomen se expande y el diafragma baja estimulando los órganos internos; y al exhalar el abdomen se contrae, subiendo el diafragma y estimulando por reflejo el corazón.


Para relajar las cervicales:

  • Hacer el gesto del “sí” (inhalando hacia arriba y exhalando hacia abajo) y el del “no” (inhalando hacia un lado y exhalando hacia el otro).
  • Inclinar la cabeza llevando la oreja hacia el hombro derecho, pudiéndote ayudar colocando la palma de la mano derecha sobre la oreja izquierda. Repetir hacia el lado contrario, colocando la palma de la mano izquierda sobre la oreja derecha. Inhalar y exhalar 3 veces de cada lado.
  • Hacer giros con mucha suavidad con la cabeza hacia un lado y hacia el otro, como haciendo círculos con la nariz, inhalando arriba y exhalando lentamente hacia abajo hasta completar el círculo.
  • Colocar las manos detrás de la nuca y llevar los codos hacia abajo y el mentón al pecho, respirar en esa posición tratando de aflojarse, relajar la mandíbula.

Para relajar los hombros y las dorsales:

  • Subir ambos hombros al inhalar y exhalar al bajarlos a su posición normal. Repetir 3 veces.
  • Rotar simultáneamente ambos hombros hacia delante, arriba y atrás, inhalando al subir y exhalando al bajar. Repetir 3 veces.
  • Rotar alternadamente cada hombro hacia delante, arriba y atrás .Repetir 3 veces.

Para relajar los brazos y la espalda:

  • Entrelazar los dedos de las manos entre sí y extender los brazos hacia delante del cuerpo girando las palmas hacia delante con una inhalación y exhalar al regresar. Repetir 3 veces.
  • Hacer lo mismo por encima de la cabeza, entrelazando los dedos de las manos atrás de la nuca, girando las palmas de las manos hacia arriba con una inhalación y exhalar volviendo con las manos entrelazadas sobre la nuca. Repetir 3 veces.

Para relajar las manos:

Rotar las muñecas hacia ambos lados. Extiende un brazo delante de tu cuerpo con la palma hacia arriba y tira de los dedos hacia abajo, alejándolos de la palma, sosteniéndolos durante 5 segundos. Repetir con el otro lado. Agitar las manos como si salpicaras agua.


Para relajar el nervio ciático:

Sentarse derecho con la columna alineada y relajada:

  • Cruzar la pierna derecha sobre la izquierda y con la mano derecha empujar la rodilla hacia abajo con leves movimientos durante 15 segundos.
  • Repetir el ejercicio cambiando de pierna.

Para relajar las piernas y activar la circulación:

  • Mantenerse sentado sobre la silla, estirar alternadamente una pierna y la otra haciendo ejercicios con rotación de tobillos. Mover el empeine hacia arriba y hacia abajo. Repetir 3 veces con cada pierna.
  • Ponerse de pie, flexionar una pierna llevando el talón hacia el glúteo tomándose el empeine con la mano del mismo lado ejerciendo una presión muy suave durante 3 segundos. Repetir con la otra pierna.

Para relajar la columna:

  • Sentarse en la silla manteniendo la alineación cabeza-cuello y columna. Estirar los brazos hacia arriba al inhalar y al exhalar relajar la columna hacia delante, aflojando la cabeza entre las piernas y dejando colgar los brazos. Para volver a la postura original, subir lentamente inhalando con la espalda encorvada, vértebra por vértebra.
  • Desde la posición de sentado, sin despegar los glúteos rotar el tronco desde la cintura lentamente hacia un lado y al otro, como si quisieras mirar hacia atrás rotando todo el torso. Mantener los brazos flojos.

Para relajar los músculos oculares y las mandíbulas:

  • Abrir y cerrar los ojos y la boca simultáneamente con fuerza. Repetir 3 veces.
  • Abrir los ojos y llevar la mirada en distintas direcciones, hacia arriba y abajo, y hacia un lado y el otro.
  • Hacer círculos con los ojos abiertos en el sentido de las agujas del reloj y viceversa. Repetir 3 veces de cada lado.
  • Para finalizar, masajear suavemente con las yemas de los dedos alrededor de los ojos. Frotar fuertemente una palma contra la otra, acercarlas a los ojos y dejarlas apoyadas por unos instantes. Abrir lentamente los ojos y luego retirar las manos.

El orden de los ejercicios es indistinto. Se pueden realizar todos o el que más te guste. Lo importante es hacerlos de manera consciente dedicándote unos minutos para vos durante la jornada laboral.

Para que estas técnicas sean eficaces debes realizarlas con regularidad.